El beodo goleador

tumblr_lqqvsj0jLZ1qfxktpGeorge Best, futbolista del Manchester United durante los 60, no sólo fue un prodigio de habilidad con el balón en los pies; sino también el jugador más farrero y bohemio del que se haya tenido memoria.

Best llegó al mundo en Belfast, Irlanda del Norte, el 26 de mayo de 1946. Ya en ese tiempo su madre tiene una dependencia del alcohol que es escondida por la familia.
A los 16 años se incorpora al Lisnasharragh para reencontrarse con algunos de sus compañeros de colegio luego de jugar rugby. Un veedor del Manchester United lo recluta en 1963. “He descubierto un genio”, le dice al entrenador. Y era cierto.
A partir de ese año forma un trío fantástico junto a Bobby Charlton y Dennis Law. Debuta a los 17 años frente al West Bromwich. Aquella tarde volvió loco a Graham Williams, un experimentado central del West Bromwich Albion. Años más tarde, el viejo defensa se encontró con su pesadilla y le dijo: “¿Podrías quedarte quieto un momento para poder ver tu cara?”. “¿Por qué?, preguntó Best. “Porque hasta ahora lo único que había visto era tu culo desaparecer pegado a la banda”.tumblr_ljc5wvrD571qfxktp

Matt Busby era el entrenador de este equipo del Manchester, y Best tuvo una excelente y paternal relación con él. “Los Busby Boys” apodaron a aquel memorable trío ofensivo de la ciudad de Manchester, en el norte de Inglaterra.
Best era un volante por todo el frente de área, gambeteador, veloz y “difícil de bajar”, por usar un término futbolístico. Pero a esta descripción debemos añadir su afición por la bebida, las mujeres, y el derroche.
Eso, unido a su simpatía y sex-appeal llevó a transformarlo en una estrella casi de rock, siendo considerado como “El quinto Beatles”. “Fui el primer futbolista que se dejó el pelo largo. Los Beatles estaban en su apogeo, así que creo que fue por eso que me apodaron el Quinto Beatles”.

g-best-ii1
Paddy Crerand, compañero en el Manchester, recuerda a Best con admiración y simpatía: “George nos descubrió el champú. Hasta que llegó él, todos nos duchábamos con un jabón mineral y nadie pensaba que un futbolista podía utilizar un jabón para el cuerpo y otro para el pelo. Eso eran cosas de mujeres y Best fue el primer futbolista en usar champú. Y el primero en viajar con un secador de pelo”.
Se llegó a estimar que recibía cerca de 1500 cartas al mes de admiradoras y fans. Best juega cinco temporadas de ensueño siendo coronadas con la obtención de la Copa de Campeones en 1968, título inédito para un equipo inglés en esos años. Esa final fue contra el Benfica de Eusebio y el Manchester vence por 4 a 1, anotando Best el 2 a 1 que inclinaría el desarrollo del partido.

tumblr_ln552x0bbI1qfxktp
Best está en el pináculo de su éxito futbolístico, con las mujeres y en su situación económica. Un año más tarde se somete a su primer intento para dejar el alcohol.
“En 1969 dejé las mujeres y la bebida, pero fueron los peores veinte minutos de mi vida”, señalaría. Su filosofía etílica era asombrosa. «Cada vez que entro en un sitio hay sesenta personas que quieren invitarme a beber, y yo no sé decir que no”. “He dejado de beber, pero sólo cuando duermo”
Sus juergas son comentadas por todos, así como el mito acerca de sus actos: “Tendría que haber sido Superman para hacer algunas cosas que se suponía había hecho. He estado en seis diferentes lugares en un mismo momento”, afirmaba. Sus proezas sexuales también eran sobredimensionadas:
“Dicen que me he acostado con siete Miss Mundo, pero sólo han sido tres. Hace años dije que si me daban a elegir entre marcar un golazo al Liverpool o acostarme con Miss Mundo iba a tener una difícil elección. Afortunadamente, he tenido la oportunidad de hacer ambas”. Corren los años ’70. Está Best en la suite presidencial del hotel más caro de Nueva York, en una vasta cama con la Miss Mundo de turno en sus brazos (amó a varias de ellas; “tengo carnet de socio”, decía).

Pero al mismo tiempo que crece su ego al afirmar que: “Si yo hubiese nacido feo, nunca hubiérais oido hablar de Pelé”, también crecen los litros de cerveza, champagne, bourbon, y vodka, que bajan por su garganta.
“Nunca salía por la mañana con la intención de emborracharme. Sólo sucedía”
“Gasté mucho dinero en mujeres, alcohol y autos de carrera; el resto lo desperdicié”, manifestaba con su usual sinceridad y filosofía.

tumblr_lp1crjCAQu1qfxktp

“George tuvo el problema de que la gente no quería ser George Best en un campo de fútbol, querían ser el George Best que estaba en los bares, que ligaba con las chicas más guapas del planeta y que era más famoso que los Beatles, y él no se dio cuenta de que sin lo primero no había lo segundo”, analiza Crerand, ahora que el tiempo ha pasado.

Así como Maradona era un cocainómano, Best era un borracho por naturaleza, con una capacidad física notable. Y un espíritu ganador a toda prueba.
“Yo podía jugar con las dos piernas, marcaba goles, muchos de ellos con la cabeza. Busby decía de mí que era el mejor en la disputa del balón. Trabajaba duro en la cancha, retrocedía a defender si hacía falta. Si perdía la pelota, era un insulto personal y la quería recuperar. Sí señor, me fastidiaba mucho que me la quitaran, porque era MI pelota”. Best es el terror de las defensas que emplean todas sus armas para detenerlo. Algunas de ella ilícitas: “Se dice un montón de bobadas sobre defensas rudos y jugadores destructivos. Yo les llamo simplemente hijos de mala madre”.

George Best

El 68 es elegido Balón de Oro, premio al mejor jugador de Europa. Bobby Charlton lo recuerda con nostalgia en las filas del Manchester, y opina que el estilo de Best podría ser semejante al que exhibió Cruyff quince años después. “George era más valiente, pero Cruyff tenía la gran capacidad de organización”, apunta Charlton. “Best era el número uno y cuidaba esa condición; pero nunca dictaba las tácticas o daba las charlas sobre lo que teníamos que hacer”.
“George Best es el mejor futbolista con el que he jugado. Era el mejor dentro del campo y, desgraciadamente, aún era mejor fuera del campo. No se si me entiende. Hasta que llegó él, nunca un diario inglés había colocado una noticia de fútbol en primera plana. El lo cambió todo”, señala Paddy Crerand, volante de contención de aquel Manchester del 68.
Para que Best, Law y Charlton pudieran brillar y lograr la Copa de Europa, el mítico Matt Busby armó un centro del campo feroz en el que dos jugadores imponían su ley por las buenas o por las malas. Uno era Nobby Stiles y el otro Paddy Crerand. Este último es una de las viejas glorias más queridas por la afición red. Crerand era el alma y el líder de ese equipo.
“George Best fue único”, aclara Sir Alex Ferguson acerca del ex futbolista, uno de los más grandes talentos del balompié británico y que posee un fabuloso récord: 137 goles en 361 partidos de liga y un total de 179 en 466 encuentros vistiendo la camiseta del Manchester United.

Con el paso de los años George Best es cedido en 1974 a un equipo judío de Sudáfrica… y luego va y viene por el Dunstable Town, Stockport County, Cork Celtic de Irlanda, Los Angeles Aztecs de USA, y el Fullham inglés.
En la temporada 78-79 recala en The Strikers de Fort Lauderlade, USA, equipo en el que un año después arribaría Eduardo Bonvallet.
Ya a estas alturas el físico de Best está resentido pero mantiene la chispa goleadora.

Curiosamente nunca disputó un Mundial –el 82 tenía 36 años bastante trajinados-, o una Eurocopa. Irlanda del Norte no tenía un equipo competitivo, así que ni el genio de Best pudo clasificarlo.
Su rendimiento en los años del Manchester fue sólido. Sin embargo luego de su paso por EE.UU. y Escocia ya no es el mismo.
Jugó un par de años, más por su fama que por sus goles, aunque en Los Angeles Aztecs es elegido el mejor mediocampista y anota goles. Aún era un personaje con su melena y sus ojos azules, ante los cuales las féminas se derretían como helado de vainilla.
Sin embargo su salud debido al alcohol se debilitaría. Una insuficiencia al hígado se le detecta. Pero Best continúa en una loca carrera al borde del precipicio. Su mujer Angie Macdonald lo critica abiertamente:”cuando está borracho George es el más deplorable, burro e ignorante pedazo de mierda que he visto”.
“En cierto modo, Angie me salvó y, probablemente, lo lamentará el resto de su vida”, manifiesta Best acerca del día que intentó suicidarse.
“Cada noche se bebe dos botellas de champaña con vodka, y por la mañana es imposible levantarle para que vaya a los entrenamientos”, reclama Angie.
Al tiempo, en 1995, Best se divorcia y contrae nupcias con Alex Pursey.

tumblr_lkxf4uOcjy1qfxktp

Con el paso de los años dilapida su dinero, pero aún así es querido por la hinchada del Manchester. Finalmente se retira en 1984 jugando por el Tobermore United de Irlanda del Norte. Tiene 38 años y está cansado. Participa en un reality y regala citas para el bronce: “No le pega con la izquierda, no cabecea, no defiende y no marca muchos goles. Aparte de eso, está bien”, bromea sobre David Beckham; de Paul Gascoigne manifiesta: “No me llega ni a los cordones de la botella”.

En febrero de 2001 es hospitalizado por una neumonía y el 30 de julio de 2002 se somete a un trasplante de hígado. Pese a las insistentes advertencias de los médicos, vuelve a beber poco después del trasplante. ¿Qué podía esperar la familia de un tipo que, tras un transplante, se atrevía con este tipo de frases: “Estuve allí dentro unas diez horas y me tome unas cuarenta latas. Batí mi record por veinte minutos”. Comparaba la cantidad de transfusiones de sangre con latas de cerveza.
En 2003, su mujer Alex, 26 años menor, le deja por ese motivo y al año siguiente se divorcian.
“Si entonces hubiéramos sabido lo que ahora, quizá este trágico final podría haber sido diferente. En el Manchester han aprendido de aquella experiencia con el caso de Eric Cantona. Quizá teníamos que haberlo tratado de forma diferente. Si en vez de ser hostiles con él hubiésemos tratado de apoyarle un poco… ¿Quién sabe?”, añadió Charlton al conocer el estado terminal de Best.

Best fue hospitalizado a principios de octubre del 2005 en la unidad de cuidados intensivos del hospital Cromwell como consecuencia de una infección pulmonar. Su estado se fue degradando progresivamente y llevaba varios días inconsciente hasta que fallece a los 59 años el 25 de noviembre del 2005. Posterior a su muerte se le rindió un tributo y se le hizo una romería en el Old Trafford. Miles de personas ingresaron con pancartas del futbolista. En la foto gigante del diseño se le veía viejo y algo canoso, pero aún sonriente.

best3578
En algunas entrevistas en Youtube se le ve juvenil y moderno. Siempre sonriente. Hablando pausado y bien pronunciado. Viste un chaleco café y naranja, camisa con cuello ancho y pantalones azules. Mueve su pelo y sus ojos azules destellan chispas. Sigue sonriendo. El entrevistador le pregunta algo y Best contesta. Y todos vuelven a sonreír. Best es un pícaro. Tiene veintitantos y todo el futuro por delante. Pero es un pícaro. De eso no hay ninguna duda.
Las burbujas de la botella de champagne de la vida se desvanecieron, al igual que el Best juvenil y triunfador pero qué importaba; lo comido y lo bailado no se lo quita nadie.

Los seguidores en las afueras del estadio prendieron velas y le dieron el último adiós a su ídolo. Porqué era su ídolo. Tal vez el más grande.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s