Los polémicos vínculos de Bergoglio con la dictadura militar

Jorge Bergoglio, el nuevo Papa Francisco I, está sindicado como uno de los colaboracionistas de los militares durante el oscuro período en la Argentina,

Muchas de las querellas de los juicios contra los represores cuestionaron la actitud de varios curas durante estos años, entre ellos, la de Bergoglio.

Una de las cusas en donde estuvo involucrado fue en la del secuestro de dos sacerdotes jesuitas, para la que declaró como testigo, pero en la curia Metropolitana, amparándose en su investidura religiosa. Se dice que Bergoglio les soltó la mano a sus colegas y facilitó su captura. Estas acusaciones fueron publicadas en el libro “El Silencio”, de Horacio Verbitsky.

portada-diario-argentino-pagina-mayoediima2013031307641

“La historia lo condena: lo muestra como alguien opuesto a todas las experiencias innovadoras de la Iglesia y, sobre todo, en la época de la dictadura, lo muestra muy cercano al poder militar”, señaló tiempo atrás el sociólogo Fortunato Mallimacci, ex decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

Claro que no es el único integrante de la Iglesia Católica acusado de ser cómplice del terrorismo de Estado. Hay cientos de capellanes involucrados, pero quizá el caso más relevante fue el del cura Von Wernich, condenado a cadena perpetua por colaborar en forma activa aportando información de las víctimas.

Historia

Bergoglio llegó al sacerdocio a los 32 años, casi una década después de perder un pulmón por una enfermedad respiratoria y de dejar sus estudios de química. Pero pese a su ingreso tardío, en menos de cuatro años llegó a liderar la congregación jesuita local, un cargo que ejerció de 1973 a 1979.

Su ascenso coincidió con uno de los períodos más oscuros de Argentina, lo que le deparó fuertes críticas: la dictadura militar que gobernó el país entre 1976 y 1982.

El cuestionamiento remite al secuestro de dos jesuitas detenidos clandestinamente por el gobierno de facto por hacer tareas sociales en barriadas de extrema pobreza. Según la acusación, Bergoglio les retiró la protección de su orden religiosa. Ambos párrocos sobrevivieron a un encierro de cinco meses.

El señalamiento consta en el libro “El silencio” del periodista Horacio Verbitsky, también presidente de la entidad privada defensora de los derechos humanos CELS. Se apoya en manifestaciones de Orlando Yorio, uno de los jesuitas secuestrados, antes de fallecer por causas naturales en 2000.

Terra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s