Día del trabajo en Chile.

Imagen 3464

Una cosa me llamó la atención de la marcha del 1 de mayo en Santiago. Cerca del mediodía se escucharon gritos e insultos. Me acerqué a ver que sucedía. Un gran altercado con epítetos de grueso calibre se desarrollaba entre manifestantes. Unos eran del Partido Socialista y los otros comunistas. Inesperadamente se trenzaron a golpes. La discusión versaba por la falta de consciencia laboral de los socialistas durante los 16 años de la Concertación.

-¡Estuvieron todo ese tiempo en el poder y no hicieron nada por los trabajadores!- les gritaban los comunistas.

En un instante les quitaron lienzos y banderas del PS y las botaron al suelo. El ruido de unas sirenas de Carabineros evitó una trifulca de consideración que era observada por curiosos y vecinos. Más tarde me enteré que -en el acto central en la alameda- Guido Girardi fue escupido y golpeado por personas que le criticaban su ambiguo comportamiento y poca claridad.

Imagen 3442

La división en Chile es feroz. Derecha e izquierda peleadas a fondo. PPD y PS niguneados por el PC. Los odios cosechados están dando frutos. Oportunismo y corrupción son los argumentos que esgrimen quienes se sienten desamparados de sus lideres, de quienes los representan. Los trabajadores tratan de traidor a Girardi y sus colegas de la Concertación. A Carolina Tohá le pasó lo mismo que Girardi durante una marcha mapuche en el sur, aunque ésta tenía una finalidad distinta.

Imagen 3352

Ser PS o PPD es una verguenza, dicen muchos. Un DC acarrea un saco de reclamos de la gente que los ve como unas camaleones. La política chilena está pagando culpas y la gente se ha hastiado de sus mentiras, de su aprovechamiento político, de su fariseismo. Mientras tanto las Isapres y AFP siguen robando impunemente. El agua ha pasado a ser un bien privilegio para una minoría. La legislación laboral es una basura y la gente se muere por falta de acceso a la salud.

¿En qué momento va a explotar todo? Nadie lo sabe. El cambio es urgente. Chile merece algo mejor que estos lideres que velan por sus intereses. Intereses mezquinos, sin duda. A Girardi lo tuvo que sacar de la marcha Guillermo Teillier. En ese momento finalizaron los escupitajos y las sacadas de madre. ¿Cuan merecidas eran esas groserías? Usted debe opinar.

ritzurbe

Trabajadores almuerzan cómodamente  frente al hotel Ritz en el barrio El Golf.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s