Javier Sierra

sierra100

Por Raúl Encina T. Fotos de María Eugenia Lagunas P.

Entre el continuo devenir de su siempre ocupada agenda Urbe conversa con  el afamado periodista y escritor español Javier Sierra, galardonado y traducido mundialmente, quien se encuentra en los  rankings de libros más vendidos en Estados Unidos.

Investigador, cronista, novelista de renombre que ha publicado exitosas obras como La Dama Azul, Las Puertas Templarias, El Secreto Egipcio de Napoleón, La Cena Secreta, El Ángel Perdido y, recientemente, El Maestro del Prado.

Esboza una presentación que define elocuentemente al ser humano cordial, deferente, e intelectualmente inquieto que ha develado  en su prolífica vida de escritor:

“…Un ser humano curioso. Es un poco la bandera que enarbolo y la que da motor a toda mi literatura. Es la curiosidad, las ganas de aprender, de ver en el envés de las cosas. De mirar por debajo del espejo a ver si hay algo. Ése soy yo, un curioso”.

Y más adelante: “Yo he sido joven de lecturas muy heterogéneas. Lo verdaderamente difícil en literatura es escribir simple, es trasmitir mensajes complejos en lenguajes simples. Esa es la cuadratura del círculo, es la gran alquimia del escritor”, señala.

sierra200

Sobre sus obras:

La Dama Azul.

“… Normal que, siglos más tarde, el Gobernador de Nuevo México inspirado por la lectura de mi novela -donde se cuentan todas estas historias- decida hermanarse con Ágreda, con un pequeño pueblo, hoy de 3.000 habitantes, en un caso de amistad entre pueblos realmente único y basado en un hecho sobrenatural o inexplicable… Felipe III, el padre de Felipe IV, ya había tenido una monja que había sido asesora, y que también tenía el don de la bilocación. Esto es algo que yo no suelo contar, pero que es también parte de la historia de España. Esa monja se llamaba Sor María Luisa de la Ascensión, conocida como ‘la monja de Carrión’, una monja que le dirá a Felipe II que debe amortajarse, cuando él muera, con los hábitos de la Orden de San Francisco -y realmente Felipe II fue enterrado con los hábitos de la Orden de San Francisco- y que se bilocaba, podía estar en la corte y en su convento, le contaba cosas al rey que le dejaban siempre estupefacto. Así que esa tradición de las monjas milagreras ubicuas, se extiende durante algunos años en la historia del Barroco español. Esa tradición de las madres, de las madres espirituales es verdad que se encuentra en todo el continente americano desde el norte hasta el sur y es muy interesante. Por eso prende, con la fuerza que prende, el asunto de la Virgen de Guadalupe, en México por ejemplo. Que también es una dama azul, es una dama con manto azul”.

El Maestro de El Prado.

“Hablo de una serie de pinturas que a mí me interesan particularmente, porque cumplían una función que no era la estética, era una función de puente espiritual. De alguna manera esas pinturas se hicieron por parte de esos artistas como ventanas al más allá. Una es El Jardín de las Delicias que fue utilizada como ventana al más allá por un Felipe II agonizante en 1598. Cuando él muere en El Escorial, lo hace delante de El Jardín de las Delicias. Yo creo que ése es el infinito poder, extraordinario poder positivo que tiene la letra, la palabra, que es capaz de despertar”.

sierra300

Teoría de la Panspermia.

“La conclusión a la que están llegando los modernos astrofísicos es que el agua que nosotros tenemos aquí en la tierra, la de los océanos, es de origen extraterrestre. Llegó aquí por un bombardeo secular en el periodo de formación del planeta Tierra y que la vida pudo ser también parte de ese bombardeo estelar. La vida es una cadena, una repetición de hábitos. Lo que hicieron nuestros abuelos lo repitieron nuestros padres, lo hemos repetido nosotros y lo repetirán nuestros hijos. Esto que es a escala micro-cósmica, de nuestro entorno también puede ser a escala de las civilizaciones, y de hecho la historia así habla de ello, o a escala de los planetas. Yo soy un defensor de esa idea”.

Roswell: Secreto de Estado.

“Yo me fui desde España a Nuevo México por dos razones: por la monja de Ágreda y por Roswell. Las dos cosas tienen lugar allí. Y en el caso de Roswell yo me entrevisté con los últimos testigos vivos que quedaban de aquella historia, viviendo todavía como militares retirados en Nuevo México… Uno de los testigos es Walter Haut, que es el oficial de relaciones públicas de la base de Roswell, que redacta un primer comunicado de prensa –claro, no había prevención contra platillos volantes en aquella época- donde se reconoce que los militares de la base han recuperado un disco volador, y ese mismo oficial recibe una llamada de instancias superiores obligándolo a redactar otro comunicado, desmintiendo el suyo anterior, diciendo que aquello había sido una confusión lamentable con un globo meteorológico”.

La Cena Secreta.

“Lo que les llevó a la hoguera a esos hombres fue defender que cada uno de nosotros tenemos una chispa que nos conecta con La Divinidad -con el Creador digamos- y que por lo tanto no necesitamos de ningún tipo de intermediario para dirigirnos a La Divinidad. Basta con encender esa chispa que está dentro de nosotros. Esa idea es de un poder revolucionario tremendo en su época… Las novelas no se olvidan, los libros de investigación se olvidan. Pero los relatos, los cuentos, las historias, los mitos, no se olvidan, son para siempre y te los llevas dentro siempre y los recuerdas siempre, será con otras palabras, pero el mensaje pervive. Así es que eso es lo que hice, hice un poco de magia con ese libro”.

sierra600

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s