Boris: Combatiente del Pueblo

El libro

DSC04990

 

Por Manuel Madariaga y José Miguel Carrera

 

La primera impresión del lector es que la idea central del autor (o autores) del libro anónimo “Boris: Combatiente del Pueblo”, Ediciones Pueblo en Lucha, es rendir homenaje a Luis Antonio González Rivera, combatiente del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, muerto en combate en la ciudad de Molina, VII Región, el 13 de diciembre de 1990. Lo dicen: “Es por eso que la labor que ha emprendido un grupo de compañeros de rescatar la figura de Luis Antonio González Rivera tiene como objetivo recuperar la memoria histórica de los sectores populares de nuestro país.” (Página 7).

Durante la lectura, queda de manifiesto también otra idea, al parecer la principal: dar a conocer la visión del contexto en que se desarrolló la vida del combatiente. “Las páginas que a continuación vienen no intentarán quedarse sólo en la historia personal, puesto que no son las individualidades las que hacen la historia sino los pueblos.” (Página 14).

“Boris” seudónimo combativo de Luis Antonio, y con el que es recordado, es un personaje que nace desde el seno popular. El texto lo rescata para la memoria del pueblo, de su entorno, de aquellos que le conocieron y que se reconocen en su lucha. Una de las características que deja entrever este libro es la sencillez de Boris y su tremenda capacidad para abordar tareas y misiones que requerían mucho más que la valentía, que él tenía; sino además, la convicción política de lo imprescindible de acometerlas. Esa fue su actitud hasta el día de su muerte.

El logro del (os) autor (res) es rescatar del olvido a un combatiente de excepción -y humilde a la vez- que nace en un barrio popular y que se transforma en un luchador clandestino, lo que dificulta de sobre manera obtener información de él, por eso se recurre a las entrevistas con su entorno más cercano para narrar los últimos momentos de su vida.

Es la población Santiago y Los Nogales donde más conocieron a Luis Alberto, o Toño Cunini, otro seudónimo que usaba, como el libro lo deja ver. El relato es desde la población, del Liceo Guillermo Feliú Cruz, estudios secundarios que no terminó. Las letras vienen de la esquina donde se juntaba con sus amigos en los años 80. “Era conocido en las calles de la población Santiago como el Requetepatitas, por uno de los tantos artículos que vendió en las micros de la capital”. (Página 21).

Cuando aborda el contexto político de la época y de la situación de las organizaciones populares que combatían a la dictadura, lo que puede ser compartido o no por los lectores, se apoya en una importante bibliografía que se cita con claridad: El Rodriguista, Revista Octubre 21, Revista La Huella, el libro del historiador Luis Rojas “De la rebelión popular a la sublevación imaginada”, LOM Ediciones, 2011. El libro de Pedro Rosas, “Rebeldía, subversión y prisión Política” LOM Ediciones, 2004 y la prensa de la dictadura.

El libro relata que Boris estuvo presente en muchas acciones combativas, y no sòlo en su territorio. Se destaca con fuerza su participación en la implementación de la estrategia político militar del FPMR, la Guerra Patriótica Nacional – GPN.

Finalmente se deduce en la obra la importancia del rescate de la vida combatiente de Boris, por tres importantes razones: Fue hijo del pueblo pobre, por el contexto de su caída y por las tareas de “basificación” rural que cumplió en los últimos momentos de su vida. (Página 143)

Falta mucho por conocer de los cientos de héroes populares, como Luis Antonio, que se nos escapan entre las manos. Por eso es destacable el trabajo realizado por el autor de este libro de 154 páginas.

Quedó el deseo de seguir la lectura, de saber más de Boris, de entender cómo fue cambiando, ¿qué pensaba?, ¿qué leía?, ¿qué cosas discutía y cuáles le apasionaban?, ¿cómo decide dar todos esos pasos en su vida?, sobre todo cuando supo que no volvería a ser más el que un día fue, ¿cómo él veía el presente de sus padres con su futuro? En el sentido de que debe haber pasado algo en su casa, sus amigos, algo especial que lo llevó no sólo a tirar piedras y hacer barricadas. Claramente Toño Cunini fue un combatiente popular, revolucionario; y no el terrorista o delincuente como lo acusaron más de una vez los “medios oficiales” del primer gobierno de la Concertación.

El rescate de su memoria depende de nosotros, sus compañeros y de su población que no lo olvidará nunca.

El valor de un esfuerzo literario como éste merece conocer sus autores y no quedar como un libro anónimo.

 

“El Taller Comunitario sobre Historia” http://eltallerchile.wordpress.com

Anuncios

4 Respuestas a “Boris: Combatiente del Pueblo

  1. yo soy pablo el otro convatiente que vivia en esa casa donde durmio el hermano boris esa noche sin saber la trajedia que nos iva asuceder al otro dia estuve desde esa misma mañana del enfrentamietopreso ytorturado 1 año en talca buen conpañero el boris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s