Tarkovski: su modelo se trasluce

Por Gonzalo Figueroa Cea

Tarkovski

El académico y escritor chileno, Ricardo Figueroa, estudió la obra del mítico cineasta ruso y logró una verdadera radiografía del personaje y su legado.

Entre el centenar de personas que asistieron al lanzamiento del libro “Tarkovski al trasluz”, no más tres de ellas conocían y comprendían una breve secuencia, exhibida en la ocasión, de “Andrés Rubliëv”, película filmada en 1966 por el cineasta ruso cuya obra se desarrolla en su integridad en plena Guerra Fría. Y la observación no es en absoluto descabellada ni habla mal del resto de los asistentes.

Tal como lo expresaron los presentadores de la flamante publicación (lanzada en la Sala Teatrocinema), la directora de cine de la Academia de Cine-TV de Berlin (DFFB), Alejandra Carmona, y el académico especializado en el séptimo arte, David Vera Meiggs, la filmografía de Andréi Tarkovski no es fácil de digerir y de comprender. Es, a la vez, controvertida, como bien señala en las primeras páginas del texto el académico y doctor de la Universidad de Glasgow, Ricardo Figueroa, su autor.

Y estos aspectos, enigmáticos pero a la vez lo suficientemente atractivos como para seducir al lector, constituyeron la piedra angular de la desafiante tesis desarrollada en el libro referido. ¿El objetivo? No se trata de resumir a modo de archivo la carrera cinematográfica de Tarkovski, sino de ir al “más allá” de sus filmes y, por cierto, de su persona, puntos de partida para entender toda su obra.

Tarkovski-tapa-libro

Redescubrir y descubrir

Por tales motivos, la publicación de Ceibo Ediciones debiese resultar seductora para todo público: para los seguidores de Tarkovski como también para los conocedores de sus películas, considerando que, quizás, encuentren en el libro interpretaciones similares a las suyas en torno a las producciones, pero que también descubran ese “más allá” de las realizaciones.

No obstante, también debiera ser un imán para quienes recién agarran el hilito de las obras de Tarkovski. Allí hay todo un mundo que conocer, lo que siempre es motivador en el lenguaje audiovisual, generador de múltiples sentidos y lleno de subjetividad. Conceptos como la Trinidad -no precisamente vinculado con la religión en el estricto rigor- y su crítica a la Civilización (así, con mayúscula inicial) en su sentido más amplio -básicamente por las contradicciones humanas- son sólo la “punta del iceberg” de la visión de Tarkovski.

Por eso, en la parte inferior del título de la tapa (diseñada por Eugenia Prado), sobresale el epígrafe que dice: “El modelo de su arte cinematográfico”.

“Sus páginas terminan por explicar por qué pasados 27 años de su muerte, Tarkovski sigue vivo en su arte, y sigue influenciando a los nuevos. Hay un rapport entre este cine y la psique colectiva de la humanidad: su culto al amor y la belleza, y a la índole ética del inconsciente colectivo de la especie y, en contraste, una severa crítica al materialismo grosero del ‘progreso’ de la Civilización”, se señala en la contratapa del libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s