Madre, en tu día y en tu nombre…

imperio-argentina-foto

Por Carlos Poblete A.

Si cualquier ciudadano mira la publicidad que se hace en estos días en la
televisión chilena quedará impresionado por el caudal de mensajes que -con
motivo del Día de la Madre- se descarga por las citadas pantallas. Todo
apunta, induce a celebrar dicho día, y a ese apreciado ser, sobre la base de
consumir.

El calendario ya casi no tiene cupo para establecer celebraciones. Aparte de
los onomásticos ya conocidos -aunque no todos tienen su santo- se han
agregado diversos hechos que constituyen motivo de celebración. A
saber existen el Día de…la secretaria, del niño, del padre, del educador, del
médico, del árbol, del agua, y otros. Todos ellos muy respetables.

Toda celebración es parte del buen espíritu del ser humano, es parte de la
sociabilidad, también de la impronta lúdica que es propio de todos.

Lo criticable es el aluvión mercantilista que se desata por todos los
medios de comunicación y publicitarios que transforma fechas y
acontecimientos tan preciados, como el Día de la Madre, en una vorágine de
consumismo que finalmente deforma el sentido de una celebración. Cada fecha
como ésta es para los bancos, tiendas, empresas y otras entidades, una
verdadera orgía fenicia.

La incitación al endeudamiento, a gastar más de lo que se puede y se debe,
es una operación pensada, deliberada y dirigida hasta con un sentido de
perversidad.

Nuestra madre, genéricamente dicho, es el ser humano quien tanto amor de sus
hijos, así como el más sentido e irrestricto respeto de la sociedad toda,
merece. Es verdad: todo ser humano bien nacido ha de amar a sus padres, y
también respetar a los demás.

Cada fecha como la mencionada no puede ser como una Navidad, que de tanto
consumir se transforma en vanidad….

Estamos convocados, en conciencia, a resistir tan demoledora avalancha que
nos incita al consumo sin medida, con motivo de esta fecha y de otras.

Que el amor, el cariño y el respeto a la madre se expresen de las formas más
creativas que a todos nos sea posible. Que la buena imaginación de cada
hijo germine para manifestar su sentido amor al ser que nos dio la vida, y
nos prodigó sus desvelos y la dulcedumbre de sus cuidados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s