Teresa Forcades

 

 

forcades2
 “Muchas personas y organizaciones dentro de la Iglesia Católica, incluso Conferencias Episcopales enteras,  han vendido el alma al diablo”

Por Hugo Dimter

De ella se ha dicho que es una Juana de Arco moderna, una monja rebelde, una radical piadosa. Lo menos que han señalado es tildarla como díscola de la Iglesia. Para algunos puede ser eso. Para aquellos que buscan perpetuar las desigualdades que rigen el mundo. Para otros es una de las voces que rompen el silencio impuesto por los poderosos. Muchos la admiran y la quieren. Se alegran que pertenezca a la Iglesia. Es Teresa Forcades. Aquella catalogada como una Juana de Arco moderna.

– Usted ha señalado que hay mucho que aprender de países como Bolivia, Ecuador y Venezuela. ¿Hay algo que aprender de Chile?
De las movilizaciones sociales. ¿O es más bien crítica de un país como el nuestro?
– Primero debo decir que estoy muy contenta de visitarlo. Pero no conozco suficiente. Me acabo de reunir con la Asamblea Constituyente y este movimiento lo que intenta es, no solamente promover una nueva constitución en Chile, una Constitución que no tenga los constreñimientos que tuvo la constitución actualmente vigente, sino sobre todo que esta Constitución refleje un sistema de voluntad popular que no quede secuestrado. Esto me parece muy importante porque lo que ocurre en los países europeos es que tenemos un poder constituido que secuestra, en la práctica, el poder constituyente. Es decir, en Europa las democracias admiten que la legitimidad de las instituciones procede y emana del pueblo. Esto es la base de la democracia. No es Dios, no es la oligarquía, no es un grupo de poder, no es la gente con dinero la que confiere su legitimidad a una institución; sino que es la voluntad popular. Hasta ahí estamos de acuerdo. Lo que ocurre es que una vez que está constituido el poder entonces este poder secuestra el momento constituyente y ahora en España nos encontramos con la paradoja de que hay en una zona de España que es Cataluña, de donde yo vengo, una mayoría social, que quiere discutir su pertenencia o no al conjunto del Estado español, y hay una constitución que no permite que esa voluntad popular se exprese. Eso es un ejemplo, pero hay muchos más. En España la mayoría no quiere que el dinero, que Europa ha dado a España, sirva para rescatar a los bancos. Eso es que quiere la mayoría de gente, de acuerdo con todas las encuestas; pero el gobierno lo hace. ¿Cómo puede hacer algo que la mayoría no desea si es que estamos en democracia? Porque tiene el poder democrático secuestrado, porque si no lo tuviera secuestrado esa voluntad popular en lugar de hacer una manifestación en la calle lo que haría sería una revocatoria.
Si hace una revocatoria pues se cae el gobierno y sube otro que represente esa voluntad popular.

forcades1

– Ahora esta institución que ha secuestrado el poder de la gente, tal vez lo ha hecho, impulsado por intereses económicos de grandes transnacionales, de un grupo de poderosos quienes también quieren que esa deuda se pague sí o sí.
– Bien, pues yo creo que eso es lo que ocurre. Tenemos un sistema que se llama capitalismo, que se presenta ante el mundo como el sistema que está en contra de la regulación del Estado, que quiere la libertad, que es una palabra que a todos nos gusta.
Pero vamos a analizar un momento si esa palabra está bien usada. Así como para los regímenes actuales la palabra democracia está mal usada, porque, si no permiten que la voluntad popular sea la que mande a quien le hacemos gracia, es una democracia secuestrada. Así también está mal usada la palabra libertad cuando hablamos del capitalismo, puesto que -desde sus inicios hasta el día de hoy- el sistema económico llamado capitalismo no podría funcionar sin apoyarse en unas leyes que el Estado dicta para frenar toda la insatisfacción que ese capitalismo genera.
Y ahora voy a ser concreta: cuando hablamos de capitalismo hablamos de mercado; pero una parte importante del mercado son los trabajadores. Los trabajadores podrían regular esta oferta y demanda, pero no se les permite flujo libre, siendo que las mercancías y el capital puede pasearse por todo el mundo. Sin embargo la gente cada vez menos. Cada vez quedan más limitados a su país, a leyes que aumentan las dificultades para emigrar. Eso es solo un ejemplo, pero a lo largo de la historia esos procesos capitalistas siempre han ido acompañados de movimiento de migración hacia donde la oferta de trabajo era mayor. Cuando uno interfiere en esos flujos migratorios con regulaciones destructivas lo que está haciendo, evidentemente, es impedir esas libertades de las personas. Eso es solo un ejemplo. Yo desde el punto de vista de las farmacéuticas, que son las industrias que mejor he estudiado por mi calidad de doctora en salud publica, también le puedo decir que cuando conviene -y solamente cuando conviene a ciertos intereses de las personas que tienen más capital acumulado- entonces se pide al Estado que dicte leyes como las patentes farmacéuticas.
Si tú hablas de libertad quiere decir que cualquier empresa puede intentar competir con un producto que esté en el mercado, pero no; esto las farmacéuticas no lo permiten y es el gobierno el que dicta las leyes. No es una excepción: en la época proteccionista del capitalismo igualmente se protegía el algodón, se ha protegido el hierro, se han protegido siempre las industrias que lo han necesitado y se ha dicho “eso es de interés nacional estamos con los bancos”. Y acaban de proteger los bancos. Ha sido el Estado quien ha rescatado a los bancos, como fue el Estado -al inicio del capitalismo- el que protegió la industria del algodón y la industria del hierro. Y ha sido el Estado el que protege los intereses de esas compañías farmacéuticas. Es decir que, desde el inicio hasta hoy, la palabra libertad, incluso libertad de mercado, se aplica mal al capitalismo. No es libertad; es regulación a favor de los intereses de unas minorías en contra de las necesidades de una mayoría.
Ahora, con eso hay una amenaza, una situación importante en Europa, que es la inminente aprobación del tratado de libre comercio entre Estados Unidos y Europa.
Se le llama así Tratado de Libre Comercio, y ahí podemos encontrar esa “libertad”. Esto es un tratado paralelo del NAFTA, North American Free Trade Agreement, que existe hace mas de 20 años entre Canadá, Estados Unidos y México. Desde que ese tratado se aprobó primero se prometieron lugares de trabajo a México que nunca se materializaron; al revés, se perdieron y aumentó la precariedad. Pero además en Canadá -que es conocido por su protección del medio ambiente- desde que ese tratado entró en vigor no se ha podido pasar ni una sola ley para proteger el medio ambiente sin que una compañía norteamericana demandara al gobierno. Así el principio soberano de Canadá por haber pasado una ley que atenta contra sus intereses comerciales. Para decirlo bien claro: estos tratados de libre comercio tienen esa palabra “libre” utilizada en lugar de la palabra “privilegio”.
O sea, son tratados para privilegiar a unas compañías en contra de todo el resto. Voy a poner otro ejemplo, que es el país de Namibia en África. Ahí, en el 2010, se aprobó una ley para controlar el consumo de tabaco, y para controlar el marketing. Bien, en el 2010 Namibia aprobó esa Ley, y en el 2013 el New York Times publicó un artículo  el 13 de diciembre, apenas hace un año, diciendo que esa ley no se ha podido aplicar en Namibia. Y por qué no? Porque bien aprobaron la ley, en seguida tras aprobarla, Phillips Morris, que es una tabacalera, denunció al gobierno soberano de Namibia. Y cómo fue eso? Porque se había hecho una ley buena para su pueblo. Sí, buena para su pueblo pero mala para Phillips Morris. El gobierno de Namibia tiene que gobernar para Phillips Morris o para su pueblo?  Pues -según ese tratado bilateral auspiciado por la organización mundial del comercio- el gobierno de Namibia tiene que gobernar para Phillips Morris. Es tan ridículo. Me parece que sea un cuento. Por eso le cito el New York Times del 13 de diciembre y al New York Times no se lo cito como un periódico de izquierda.
Si se aprueba ese tratado de libre comercio entre EEUU y Europa esta situación de Namibia será la situación de todos los países europeos. Quedarán nuestros países vulnerables a la demanda de cualquier compañía privada y cuando uno dice cualquiera parece democrático esto, porque tienes que tener mucho dinero para tirar adelante una demanda así. Por lo tanto, en la práctica, las grandes multinacionales concentran el poder económico a nivel planetario y esas compañías podrán demandar a cualquier gobierno democrático europeo por cualquier ley que ese gobierno dicte y que afecte sus intereses. Esto es el mayor ataque frontal a la democracia que hemos tenido desde que nos apartamos de la tiranía. Eso para acabar de ilustrar este punto como se dirime eso, o sea ese acuerdo si se firma -que no está firmado aún- daría esa potestad a las grandes multinacionales pero cuando se presenta la demanda o denuncia ante que tribunal, qué va a hacer el tribunal del país denunciarlo no? Porque a ese país ese tribunal tampoco le interesa. Se crean unos tribunales adhoc, unos tribunales que se llaman off shore, de arbitraje internacional, que son como unas empresas. No están en ningún país, están fuera de la jurisdicción de los países, y son un tribunal formado por tres jueces pagados por la compañía. Por eso le remito al New York Times, porque parece que sea imposible que sea cierto. The Guardian también lo ha denunciado. Entonces esos jueces solamente pueden su potestad, su jurisdicción, les permite solamente aceptar la demanda de la multinacional y emitir sentencia; pero no puede el gobierno denunciar a la multinacional. Es una justicia unilateral.

forcades3

– Parece una batalla perdida?
– Parece una batalla perdida y un cuento del terror, pero también una realidad cuanto más gente la conozca. Chile -que yo sepa- no tiene aún tienen varios acuerdos bilaterales con EEUU y se los tendrían que sacar de encima. No tienen gracias al Presidente Chávez de Venezuela, y todo el movimiento Bolivariano porque venía el ALCA, el tratado de libre comercio para toda Latinoamérica, y junto con él, evidentemente, el movimiento político de los países circundantes y de su propio pueblo propuso el ALBA, que fue una asociación comercial pero con condiciones complemente diferentes. Precisamente para que los pueblos lo que hagan es gobernar. Parece tan ridículo pero es así. Entonces ahora hay esperanza.

– Usted sueña con una Cataluña anticapitalista con justicia social. Cómo hacer eso? Parece que lo que hay que hacer es reunirse con otros países que también estén en la misma situación y que tengan esa posibilidad y visión.
– Así es. Pero no se pueden copiar procesos. En Centroamérica hubo un proceso que tiene sus luces y sus sombras, de la cual soy defensora. Porque evidentemente que ha sido el lugar del mundo donde con más contundencia se ha enfrentado, se ha denunciado este absurdo del capitalismo neoliberal. En ese sentido me inspiro en ese movimiento, pero no deseo copiarlo porque no se puede. Nosotros tenemos que hacer en Europa nuestro proceso. Evidentemente que un país solo, ni que fuera poderoso, -además el mío es muy pequeñito- no hace nada. Y lo que puede hacer es empezar un proceso a ver si hay otros que se animen y se unan. Podremos pensar en los pueblos mediterráneos. Ahora tenemos una Unión Europea dominada por el norte de Europa que utiliza al sur casi como el patio trasero con un esquema que ya le conocemos. Pues deberían alejarse y salirse de esa Unión Europea, pero eso no se puede hacer de la noche a la mañana. Sí fijar una alianza de países mediterráneos pero con una visión de futuro abierta. Porque esos países del Magreb son aliados comerciales históricos de un país como Cataluña. Entonces eso es un cambio de mentalidad absoluto y la inestabilidad política también parte de la zona mediterránea. Estoy pensando en Israel, Egipto,Túnez. Tampoco es un programa político ejecutable a corto término, pero lo que me parece fundamental es cambiar la orientación política. Creo que nuestros países están mirando en esa dirección y es así de radica.
Y luego si nos ponemos a mirar hacia la dirección correcta al menos nos vamos a reposicionar porque cualquier paso que demos será beneficioso.

– Usted dice que hay que mirar a la izquierda.
– Claro, yo pienso que lo que debemos hacer es algo tan obvio como gobernar para el pueblo y no para las multinacionales. Parece un slogan pero eso no es demagogia, sino la descripción de una realidad terrible pero cierta, objetiva.

– No sé si usted sabe del conflicto chileno-mapuche, algo que en Europa supongo se debe conocer, que básicamente es lo mismo de lo que estamos hablando: un pueblo avasallado durante muchos siglos, que les quitaron sus tierras, ahora por grandes forestales, que han sufrido represión,  y que al final ese es una problema social y político pero también es un problema económico porque las forestales no se quieren ir. Los mapuches quieren recuperar las tierras, pero ya han apuntado un poco más arriba y quieren autonomía. ¿Con ello existe un pequeño vaso vinculante entre los mapuches y los catalanes?
– Por lo que usted me está contando es una situación paralela. Mi sensibilidad de justicia social se despierta más por los mapuches, porque en Cataluña seguimos teniendo margen de maniobra político mayor que el pueblo mapuche. Yo entiendo que el pueblo mapuche ha dado su vida para mantener su independencia o su margen de maniobra y ha sufrido una expoliación  por su ,,,,,,, todo el sentido de la palabra y una represión directa. En Cataluña tenemos una historia que tampoco es de éxitos; pero creo que comparado con los mapuches, o sea, si alguna prioridad o si se tuviera que trabajar primero es con los mapuches, me parece por justicia básica ¿no? y por tanto desconociendo los detalles de la historia. Estos días también ha habido compañeros aquí en Chile que me han contado un poco mas y me han hablado de algunos poetas mapuches que están publicando bilingüe para dar a conocer la cultura y la sensibilidad del pueblo mapuche. A mi me parece que, por lo que he entendido, una de estas causas históricas que -cuando la estudias en profundidad- te ayuda a abrir los ojos ante unos mecanismos, que por desgracia son comunes. Es lo que ocurre cuando en lugar de intentar hacer espacio para la convivencia pacífica, plural y respetuosa de los pueblos, lo que se hace es reducir la convivencia a una competitividad de intereses económicos. Sí hacemos eso pues ya sabemos quién va a ganar….porque ya está bastante claro el que más tiene sale y acaba con ventaja, y el otro pues lo que hace es eliminarle del papel.  Sí, es crudo, pero así es la historia. Entonces no vamos a pensar ahora, en el siglo XXI, que esto cambie. Lo que tiene que cambiar es la orientación. Mientras nos creamos el cuento de la competitividad, y ese es el problema principal del capitalismo. La antropología competitiva dice “las personas para vivir juntas tienen que competir, y el que gana la competición pues se lleva el premio”. Si uno empieza así está olvidando que las personas nacemos con enfermedades y con deficiencias en el sentido de una inteligencia menor, con una capacidad de competición menor. Entonces si tú no reconoces que no tenemos un mismo punto de partida el esquema de la competitividad es un esquema cruel desde su misma vida tú ya presupones que alguna gente se quedarán en la cuneta. Como cristiana cómo voy a estar cómoda con esto. Yo creo que nacemos con capacidades diferentes porque el proyecto que debería animar nuestra convivencia es compartir y no competir. Es como de perogrullo. Competir entre usted y yo siendo que tenemos capacidades diferentes. Usted va a ganar. Y yo qué voy a hacer? Pues ponerme en la cuneta. Y mis hijos qué van a hacer? Se crea toda una cadena social.  Si usted y yo tenemos capacidades diferentes pero nuestro entorno nos diríamos lo que hace es presuponer que vamos a compartir, eso no es eliminar los problemas de entrada, pero eso es lo que yo quiero decir con una orientación correcta, y esta es

forcades5

– Ahora parece que lo neo liberal no tiene ética alguna. Acá en Chile se ha dado colusión de precios en farmacias, empresas agropecuarias, un sinfín de desfalcos, y fraudes fiscales. Usted ha sido muy crítica con el fraude fiscal ejercido mayoritariamente por grandes empresas.
– Veo que conoce algunas de mis declaraciones y mi critica ética al capitalismo. En España saldrá durante febrero un libro en castellano -en catalán existe- que se titula “Está en nuestra manos. Crítica ética al capitalismo”, donde hago una critica ética al capitalismo en tres puntos. El primer punto ya lo hemos tratado: es la falacia de la libertad capitalista. A mí me gusta la libertad. Si el capitalismo fuera el alalid defensora de la libertad yo sería capitalista, porque al menos no estoy dispuesta a sacrificar la libertad; pero es que el capitalismo usa la palabra libertad donde debería usar la palabra privilegio. Y en un sistema que defienda al privilegio yo me desidentifico de él. Yo quiero la libertad para todos no para cuatro, y el capitalismo defiende la libertad para los que tienen. Y la esclavitud o la hiper regulación con leyes restrictivas para los que no tienen, o tienen menos. Ese era el primer punto.
Pero el segundo -que es el que usted alude- es una crítica ética a la moción del máximo beneficio económico. O sea, a pensar que el mejor motor para impulsar el tejido económico de un país es el afán de lucro. Pero cómo no voy a quedar completamente escandalizada de esa visión? Cómo la tenemos asumida nos parece normal; pero eso no es normal. A las personas lo que nos anima en la actividad económica evidentemente tiene que ser ganarse la vida. Estoy de acuerdo porque uno y los hijos tienen que comer; esa es una cosa, pero si yo tengo las necesidades básicas cubiertas lo que debe animar a las personas tiene que ser innovar de una forma acorde con las propias intuiciones científicas. Puede ser satisfacer en el pueblo una necesidad colectiva, puede ser que te consideren bien tus vecinos, que tengan respeto por ti y las personas que te conocen y conviven contigo. Yo creo que esos valores, para la gente, son importantes. Esos valores son positivos, y si los incentiváramos tendríamos una convivencia mucho mejor. Pero lo que hacemos es reducir toda esa gama de deseos antropológicos a uno: ganar dinero y con eso lo distorsionamos, lo que a las personas puede darles si las empobrecemos como persona, pero además está esa cosa, desde la perspectiva de la racionalidad económica, tú tienes a un empresario buscando el máximo lucro. Lo que ocurrirá son cosas, como hoy vemos, que se llaman obsolescencia programada, que es ese incentivo a fabricar productos deficitarios. Uno se pregunta ¿Cómo va a ser eso? Tú eres un buen empresario, quieres hacer impresoras. Al cabo de cierto tiempo -dicen 10.000 paginas- de repente la impresora no funciona. Qué pasó?Bueno, tienen un chip para que pare de funcionar. Pero usted no lo sabe. Entonces la lleva a que la reparen y la persona de la tienda dice:” Uuy, arreglarla le costará más que comprar una nueva”. Entonces compra una nueva. Y todo ese plástico dónde va? Al África, que tienen unas pilas de desechos. Es un absurdo, desde un punto de vista racional. Primero le he dado el argumento antropológico: reduce a la persona a su parte peor, competitiva y avara.
Además que, desde un punto de vista racional, nos vamos a comer todo el planeta y ya no queda nada. Estamos falsamente produciendo, de forma artificial una necesidad de mayor producción que no se corresponde porque con la inteligencia técnica del siglo XXI podemos hacer muchos aparatos que durarán para siempre, sin perjuicio a la innovación porque usted puede cambiarle a la nueva impresora el chip. Pues usted innóveme cada mes, estoy a favor de la innovación pero no me haga tirar el plástico.

10675564_10204746594734218_5554716507039230375_n

– Y usted frente a todos estos hechos ¿siente que la crítica de la Iglesia ha sido tibia  o inexistente?
– Inexistente no; tibia sí. Hay una cosa que se llama pensamiento social de la Iglesia que se ve con León XIII  con la encíclica Rerum Novarum, ahí se puede leer  y veo una crítica consistente y directa. También creo que el Papa Pio XII que dijo,  dice en el capitalismo materia prima entra en forma digamos burda, no trabajada y sale ennoblecida, y  a la fábrica entra la persona noble y sale embrutecida. La crítica no es pequeña a ese sistema capitalista. Tenemos esos textos y mucha gente y movimientos sociales. Quizás conoce usted, el caso de Catholic Worker, que fundó Dorothy Day y es un movimiento de la Iglesia fundado en los EEUU que desde el año 33 hasta hoy el periódico que publican vale un centavo y sigue valiendo un centavo, y donde todas las cuestiones económicas son de forma sistemática y con la orientación correcta. Por ejemplo son uno de los movimientos que están criticando al presidente Obama porque no cierra Guantánamo. Es decir se implica en los asuntos internacionales, e evidentemente en la guerra que es lo que sostiene la economía capitalista. Por lo tanto hay mucho de bueno en la Teología de la Liberación. Faltaría más, ¿no? Lo que ocurre es que no hay suficiente.  Veremos que  muchas personas,  organizaciones dentro de la iglesia católica y conferencias episcopales enteras que  han vendido el alma al diablo. En lugar de defender al pobre, en lugar de defender a la justicia social que emana del evangelio, lo que hacen es pues ayudar a que la injusticia social triunfe en el mundo. Eso para mí es denunciable y yo desde dentro de la iglesia intento que eso desaparezca, fiándome del potencial de justicia social que tiene; no solamente el Evangelio si no muchísima gente que, desde que Jesús pasó por la tierra hasta hoy, han sido fieles a ese mensaje.

– Como el Padre Aldunate, Felipe Berríos, Mariano Puga; pero que a la vez han sido críticos de la misma iglesia, y por ende reprendidos.
– Exacto. Eso lamentablemente sucede.

– La gente piensa que esta iglesia -específicamente en el caso de Chile- no es la iglesia que ayudaba, que era solidaria en los tiempos de la dictadura de Pinochet; si no que se ha transformado en una iglesia ajena al pueblo.
– Yo creo que en la iglesia pasa lo mismo que en la sociedad, y es que no se puede esperar que los cambios vengan desde arriba. Eso quiere decir que la base católica chilena en lugar de lamentar que  sus obispos o quien sea no haya actuado y acuse a esos sacerdotes queridos y admirados por su compromiso con la justicia, tiene que, proactivamente diríamos, manifestar cual es su voluntad. Yo creo que ahora hay un Papa en Roma, Francisco, que parece también ser la cuerda, le tenemos que ayudar desde abajo porque desde arriba solo no va a conocer el cambio en la iglesia, pero si las bases eclesiales se manifiestan todo cambia. Para apoyar al Papa sino para implementar la justicia social vamos a encontrar, creo yo. En este momento histórico sería posible encontrar una sinergia mientras esa base eclesial que no se vuelve papista,  yo deseo ,,desde una base católica como mirando el papel como si eso fuera el objetivo, la gente de aquí tienen que estar por la justicia social de aquí,  pero como parece que el Papa también está por eso pero si aquí se hace ese trabajo va a ver una sinergia y quizás podemos ayudar a que la institución que es muy importante y que tenga una extensión mundial muy importante se convierta en más fiel al evangelio.

forcades6

– Brevemente, ¿qué opina del aborto?
– Bueno, es un tema del que me he manifestado. Creo que, desde un punto de vista religioso, la vida es siempre un don de Dios. Es algo que no se posee, y que la persona no puede manipular a su antojo. Ni hacer desaparecer, ni disponer de ella. Esa es mi convicción; pero pensando así yo no deseo que ninguna mujer sea castigada por realizar un aborto mientras el feto no sea viable. Esa es mi posición.
Yo deseo que este mensaje de esperanza, dé fortaleza, de respeto a la vida, la iglesia lo pueda promover precisamente porque no existe una ley punitiva que en la práctica impide a las mujeres escuchar la palabra de amor de esperanza porque detrás está el garrote,,,y esto no creo que nos favorezca en nada a la iglesia no porque yo no valore esa vida incipiente que nace en la mujer sino porque yo creo eso tiene que ser una decisión libre del amor
Y eso dentro del periodo no viable a veces incluso hay personas que hablan de abortos más allá del quinto mes, y no estoy de acuerdo con esto. Porque hoy en día más allá del quinto mes ese feto es viable. Quiere decir que puede nacer y puede vivir fuera de la madre, entonces si la madre no desea ese embarazo pues el feto que nazca que lo para y luego se lo cuide una institución, o quien pueda hacerlo.

– En Chile hay una gran discusión sobre la ley de unión en pareja, por personas del mismo sexo.
– Yo creo que no hay ningún motivo teológico que diríamos impida o problematice o sea la cosa es magisterio actual, el magisterio católico ha hecho un paso adelante en ese sentido puesto que hace unos años consideraba que la orientación sexual homosexual era en sí misma pecaminosa y evidentemente también lo era el ejercicio de un acto sexual homosexual. Esto era la posición antigua del magisterio. El magisterio católico ha evolucionado. La orientación sexual en sí misma no es pecaminosa. Que una persona sienta deseos sexuales para alguien de su mismo sexo hoy en día el magisterio católico no lo considera pecaminoso, pero sí considera pecaminoso el acto sexual homosexual.  Yo creo que esta situación era insostenible, refleja un cambio, un paso hacia la dirección que correcta y en este momento era insostenible. Yo desearía que la iglesia católica hiciera el siguiente paso y hablara del amor, no como algo que no tiene criterio, que da igual cómo se amen, cómo se junten sino algo que los criterios son el de siempre: de respetar a la otra persona en un encuentro sexual, de siempre tratar a la otra persona no como un medio para mi placer sino como un fin en si mismo, y este respeto incluye la fidelidad, incluye todo lo que corresponde a la moral sexual cristiana pero la orientación sexual. Si esto se hace con la persona del mismo sexo o de otro sexo, yo creo que teológicamente no es significativo.

– ¿Cree que han silenciado casi todos los casos de pedofilia de la Iglesia?
– Ha habido tantos casos. La Iglesia Católica ha actuado con un objetivo principal que no ha sido proteger a los niños. El objetivo principal ha sido protegerse a si mismo y esto me parece que es contrario a la integridad católica y a lo que el evangelio nos pide.

Anuncios

Una respuesta a “Teresa Forcades

  1. Excelente, simplemente alumbradora, esclarecedora, lúcida…. Esta mujer vale la pena de ser oída y atendida… Gracias por compartirl con todos. Un abrazo. a

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s