Lecturas de identidad Latinoamericana

582365_249207885211940_700526848_n

Casa Bolívar

Estamos construidos y armados de la literatura que hemos sido capaces de leer. Esa es, en parte, nuestra identidad. Somos por tanto lectores y aprendices permanentes de escritores. Mi intervención es el resultado modesto de muchas lecturas y pocas escrituras.

Caminado por la vida, hace mucho tiempo, joven, me encontré con un libro escrito por un dirigente político de Costa Rica, Carlos Luis Fallas. Me llamó la atención que él, su autor, dijera que su libro se hizo nuevamente a la vida gracias a un chileno. Lo tomé y leí. Me impresionó saber que este “tico” se hizo escritor luego de haber sido peón, obrero, zapatero, albañil, dinamitero, tractorista y desterrado político. Fue relegado –como decíamos durante la dictadura militar de derecha en Chile-, enviado a la zona de El Limón, en la Costa Atlántica de ese extraordinario país. Antes de dar forma a su obra, organizó huelgas con miles de trabajadores bananeros contra la United Fruit Company, transnacional norteamericana. A su libro casi autobiográfico, lo bautizó como Mamita Yunai, y trata del abuso y la injusticia social que sufrían los trabajadores de esa zona caribeña. “El infierno de las Bananeras”, es el subtítulo de la novela, que se transformó en un clásico de la literatura de Costa Rica. Fue publicada en el año 1940 y pasó inadvertida durante mucho tiempo, hasta que, según Fallas, “el soplo poderoso del gran poeta Pablo Neruda le echó a correr por el mundo”. Chile fue el primer país latinoamericano que reeditó la novela, en 1949. El azar de la misma vida hizo que yo, cumpliendo una misión, tomara contacto con una Brigada Guerrillera Tica en los días previos al triunfo sandinista y que su jefe fuera nada menos que el hijo de este escritor. En medio de toda la contingencia le conté que había leído el libro y se emocionó por el recuerdo de su padre, el jefe tico.

La mayoría somos lectores, la lectura es la mejor fuente de formación cívica y política. Conocer lo que piensa otra persona, esta vez como escritor, que con pudor o no publica sus ideales, es todo un preciado regalo. El uso de letras y palabras es tan amplio y diverso, como mujeres y hombres existen en la faz de la tierra, una frase puede sonar diferente en cada oído receptor, es casi mágico, sus notas son como las gotas del rocío que caen en nuestro sur mapuche, unas suaves, otras espaciadas y las hay con fuerza, por ello tienen distinto sonido y volumen, ofrecen alegrías y penas al alma del lector, pero siempre entregan sabiduría.

cuetobolivar

Luis Fernando Cueto

 

Comenté hace un tiempo uno de los libros de Fernando Cueto, “Días de Fuego”. He leído otros de su autoría. Trata su novela, de la cruenta guerra entre la organización político militar Sendero Luminoso y el Estado peruano, en los años ochenta y noventa. –Una guerra que perdimos todos, dice Fernando Cueto. Su pluma es como una máquina fotográfica que captura y describe la brutal realidad de esos años en el Perú. (1)

En nuestra América, la expresión oral, desde que tenemos uso de memoria, ha sido la forma de trasmisión cultural más utilizada por los seres humanos y por su parte la escritura constituye su expresión figurada, es la imagen, no se concibe sin su antecesora, la oralidad. La palabra Literatura viene del latín Littera que significa, “Lo escrito” y su definición más genérica: El Arte de la expresión escrita. Está ligada por cierto a la cultura como manifestación de belleza de la palabra escrita, pero ¿por qué esta definición deja fuera de la literatura a la trasmisión oral? Así fue en nuestro continente desde la llegada de los invasores ibéricos, olvidando que la palabra fue la primera manifestación literaria conocida, según la antigua mirada aristotélica.

“La literatura es un medio de tomar posición frente a los valores de la sociedad, digamos de una vez que es ideología. Toda literatura ha sido siempre ambos: arte e ideología”, qué gran definición, me interpreta, es del lingüístico contemporáneo búlgaro Tzvetan Todorov. En cambio para el pensador y filósofo español Joaquín Xirau: “La literatura, como el arte, es una de las formas más altas de conciencia, es una forma de conocimiento y de auto reconocimiento”. También me interpreta.

La literatura Latinoamericana, según doctos, abarca todas las obras escritas en lengua romance, el latín del pueblo llano, vulgo, incluye el español, portugués y francés. Pero es bueno aclarar que este arte, existió antes de la llegada de los conquistadores, su prueba palpable, es el texto prehispánico Popol Vuh. Esta obra es una recopilación histórica y religiosa de leyendas de etnias que habitaron la tierra Quiché, en la actual Guatemala, sur de México y parte de Centroamérica. Los españoles quemaron estos libros para imponer solo su religión y cultura.

En ese camino por la construcción ideológica y toma de conciencia, como expresan los eruditos mencionados, cuando definen literatura, se cruzó en el camino de este lector, la novela La Vorágine, del escritor José Eustasio Rivera, un clásico de la literatura colombiana, publicada en 1924, es un viaje alucinante por la espesa selva tropical caribeña. Se desarrolla la trama por una especie de infierno terrestre: las plantaciones de caucho. El autor expone dramáticamente las duras condiciones de vida de los colonos y esclavos indígenas durante la fiebre del caucho. Es una persecución novelada para castigar bandoleros y liberar a los explotados caucheros.

chambi3

En la época colonial de nuestro país y seguro del resto de Latinoamérica, la lectura fue un privilegio otorgado a una minoría, sus relatos eran escritos por cronistas oficiales y luego por las monjas en los conventos. Debió pasar mucho tiempo y el fin del coloniaje español, para que en el territorio llamado Chile, esto fuera cambiando. Varios intelectuales a mediados del siglo XIX impulsaron la formación de una sociedad lectora, para ellos lectura es herramienta para la justa civilización de la nación. Era la época del Romanticismo, cuyos escritores buscaban un retrato más realista de la sociedad, vinculándolo a una mirada ética y moral. La Sociedad Literaria de 1842, fue creada para formar jóvenes y desarrollar una literatura nacional, relacionada al proyecto político de los ilustrados chilenos, Francisco Bilbao y Antonio Varas destacan entre esos escritores.

Avanzó el tiempo y llegó el Realismo a la literatura chilena, la novela Martín Rivas en 1862, fue muestra de aquello, luego entramos al tiempo del Criollismo con Baldomero Lillo, autor de una clásica obra muy formadora para mi persona, Sub-Terra, en 1904. El autor describe las precarias condiciones de trabajo en las minas del carbón en Lota a fines de ese siglo. En Sub-Terra, es muy claro y emotivo el capítulo -Los Inválidos-, especialmente por el discurso del líder minero que recibe al caballo que es botado de la mina carbonífera: “¡Pobre viejo, (caballo de arrastre) te echan porque ya no sirves! Lo mismo nos pasa a todos. Allí abajo no se hace distinción entre el hombre y las bestias… ¡Camaradas, este bruto es la imagen de nuestra vida!”. Y continúa: “Si todos los oprimidos estuviéramos con las manos atadas, y así, marcháramos contra nuestros opresores, quebraríamos prestamente el orgullo de los que nos beben la sangre y nos chupan la médula de nuestros huesos. Son tan pocos esas alimañas y nosotros un ejército innumerable, que poblamos los talleres, las campiñas y las entrañas de la tierra”.

Sin duda, esta es literatura para adaptar una posición ideológica y de toma de conciencia para los jóvenes que nos educamos con esos libros, ha sido importante la literatura en nuestras vidas, nos va dotando de identidad y de historicidad nuestra.

No se puede obviar al Vanguardismo posterior, la corriente que buscaba renovar la literatura chilena de principio del siglo XX, en ello destaca Gabriela Mistral, mujer admirable en todos los sentidos, la poetisa del Premio Nobel de 1945. La mayoría de los chilenos comunes y silvestres como yo, solo la conocíamos por sus Sonetos de la Muerte y su poema Piececitos: “Piececitos de niño, azulosos de frío, ¡cómo os ven y no os cubren, Dios mío!” Ella fue una gran escritora internacionalista, respetada en el mundo y Embajadora Benemérita del Ejército de Soberanía Nacional de Nicaragua, en la época de la lucha antiimperialista del General de Hombres Libres Augusto C. Sandino, quien la destacó en ese nombramiento.

Se debe impulsar también la lectura de la obra de Pablo de Rokha, quien junto a Gabriela, Vicente Huidobro y Pablo Neruda son considerados los cuatros grandes de la poesía chilena. Rokha, “el poeta errante” de visión anarquista y luego comunista, era polémico y fue crítico de Pablo Neruda. Con su obra buscaba la unidad entre lo poético y la política de la época. Alejandro Lavquén  escribió de este bolchevique de la literatura, en la Revista Punto Final. (2)

la-sangre-y-la-esperanza-barrio-mapocho-nicomedes-guzman-272-MLC4674840141_072013-F

En la década del 40 del mismo siglo, surgió una nueva generación de escritores la Neocriollista, que en el plano ideológico se vinculó al marxismo y a la militancia de izquierda. La Sangre y la Esperanza del escritor Nicomedes Guzmán, habló con convicción de la injusticia, la explotación, de la pobreza de los suburbios y la siempre permanente corrupción del poder, algo así como “los PENTA UDIS y los MOP GATE” de nuestra época. La novela de Nicomedes, se ubica en medio de las protestas y huelgas de los años treinta, y relata emotivamente las luchas de los pobladores marginales del río Mapocho, junto a tranviarios, enfrentados a la autoridad y a la represión.

Obviamente no pretendo dar una clase de Literatura, no soy docto para ello, pero sí puedo decir o reafirmar, que leer, que la literatura, ha sido una de mis herramientas de auto-educación en la vida, y no solo la de Latinoamérica, otras literaturas son ricas también en sabiduría, pero me saldría del tema.

No se puede dejar de mencionar la influencia de la Revolución Cubana, que en gran parte motivó el llamado “Boom Latinoamericano”, sus principales escritores Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa, que apoyaron y luego algunos no, a esa gran revolución.

Termino recordando una de mis mejores lecturas, tuve el privilegio de vivir momentos épicos de esa epopeya llamada Revolución Popular Sandinista. Destaco ese libro extraordinario de los años 80, que emocionó a toda una generación de jóvenes chilenos, y los identificó con las luchas del pueblo nicaragüense, “La montaña es algo más que una inmensa estepa verde”, del guerrillero escritor Omar Cabezas. De una forma hermosa relata y nos educa, en su gestación como revolucionario, y lo que significó para él “subir a la montaña” y entrar luego de años, triunfante, en julio del 1979 a Managua, Nicaragua, con su columna de guerrilleros victoriosos. Fue Omar Cabezas uno de los primeros comandantes sandinistas, de paso por Chile, que visitó el Memorial de los Internacionalistas en el Cementerio General de Santiago y nos acompañó luego a visitar los últimos presos políticos que quedaban en las cárceles, terminada la dictadura del que ahora ya quiero nombrar.

Modestamente mi libro, Misión Internacionalista. De una población chilena a la Revolución Sandinista, es un homenaje a esos jóvenes chilenos, mis compañeros, que conocí en la preparación militar previa y en la Nicaragua siempre recordada de esos años de guerrilla y defensa de la revolución. Y el libro “Somos tranquilos… pero nunca tanto” es una promesa cumplida y un homenaje de amor a los combatientes, que armados de lo que fuera, desafiaron al tirano y la derecha chilena siendo parte del Frente Patriótico Manuel Rodríguez y de otras organizaciones populares. La narrativa del compañero Ricardo Palma Salamanca con su “Una larga cola de acero” y “El gran Rescate” constituyen, sin dudas, un hermoso homenaje a esa gesta.

La literatura es con fines ideológicos, y es arte también, incluso en los libros que tratan de amores. Escuché una vez a la escritora y periodista Virginia Vidal, autora de libros inolvidables como “Letradura de la Rara” y tantos otros, decir que fue muy criticada por la prensa de élite chilena, debido a que sus personajes, las mujeres, que con bella pluma amaban en sus obras, no eran las esposas de algún presidente o las hijas de reyes o embajadores extranjeros, sino luchadoras mujeres proletarias de los conventillos de Santiago.

1149703_10201825349383679_856249351_o

Termino revindicando la oralidad ancestral de nuestro territorio, en especial la del pueblo mapuche, y alabo la literatura comprometida con la justicia social, ellas son formadoras de conciencia, identidad y fuente de firmes convicciones democráticas y revolucionarias.

Construyamos un Chile Digno

José M. Carrera @JosMCarreraC

Santiago, Chile, enero 2015, Casa Bolívar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s