No hay mal que dure 100 años

edu1

Por Fernando González Correa

Después de la vorágine, viene la calma, la pausa para la reflexión. Después de ser testigos de algo tan maravilloso como salir campeones de América, hay que tomarse un cafecito, y ver cómo y por qué sucedió.  No hay mal que dure 100 años y el nuestro duró unos ininterrumpidos 99 años. Tremenda espera, ¿no? Desde aquel primer Sudamericano de 1916 hasta antes del comienzo de la Copa América 2015, pasaron 43 ediciones sin que Chile obtuviera la tan ansiada corona. Y fue en la versión número 44 cuando lo logramos.

Factores que influyeron a favor hay muchos, y obviamente el tener una buena camada jugadores y un buen Cuerpo Técnico es extremadamente relevante, pero siempre hay otro tipo de situaciones no tan visibles, no tan palpables, que rayan lo esotérico. Esos eventos, quizás secundarios y que mucha gente no las considera importantes, para mi sí son dignos de ponerlos sobre la mesa a la hora de revisar el logro en su conjunto. Para concretar propósitos o éxitos personales, deportivos o laborales, se dice que hay estar en el tiempo y lugar indicado, y con las personas adecuadas. A veces es “suerte”, es que justo los “planetas se alinearon”, es que Dios ayuda o también porque es producto de una estrategia bien diseñada y bien llevada a cabo; a veces es todo eso junto. A Chile le pasó esta vez. Se dio un conjunto de situaciones que bajo mi prisma de futbolero-estadístico-cabalero, influyó y mucho.
Primero decir que el Estadio Nacional era “yeta”; tenía una mufa enorme con la Selección Nacional en Copa América y con los equipos chilenos en torneos internacionales. Ni Colo Colo ´73, la Unión el ´75, ni Cobreloa el ´81 y ´82, y ni Católica el ´93 pudieron ganar en Ñuñoa la final de la Libertadores. También en el Nacional cayó el Colo en la final de la Sudamericana del 2006. A saber, el único título internacional lo había logrado Colo Colo el ´91 cuando ganó la Libertadores pero en Macul. Después de tantas frustraciones, llegó mi amada “U” a la final de la Sudamericana 2011 y de la mano del pelao chico de Sampaoli pudimos dar una vuelta olímpica en Ñuñoa frente al mundo. Ahora Chile llegaba al Nacional a jugar todos sus partidos de Copa América en un estadio ya “desyetado” y con el mismo técnico que sacó campeón a los azules. ¡Check 1!
También está el hecho de que ya le habíamos ganado a Argentina por primera vez por los puntos en el 2008 por las Clasificatorias y por lo tanto el miedo del que ellos tanto hablaron había quedado atrás. ¡Check 2!

The chilean fans cheer their team prior to the qualifying to Brazil 2014 football match against Ecuador held at National stadium in Santiago, Chile
Otra situación sumamente importante fue que Brasil, país que tenía que ser anfitrión de esta edición de Copa América, arrugó ya que debía organizar el Mundial de Fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos de Río 2016. Los brazucas dijeron “paso” y el que seguía en la lista era Chile. Yo sinceramente no sé si el 2019, cuando realmente nos tocaba, esta generación de jugadores hubiera logrado el título. Son 4 años más, 4 años más viejos, y era ahora cuando Alexis, Vidal, Valdivia, Medel, Edu y algunos otros estaban en su peak. ¡Check 3!
Se nos sumó otro hecho significativo no menor y fue que antes de nuestra Copa América 2015 comenzaron a caer muchos corruptos de Conmebol y FIFA. Murió Grondona el año pasado (¿oyeron sus escuchas telefónicas?), Leoz se “auto-jubiló” como un sagaz previsor de lo que se venía y ocurrió lo de Suiza cuando por pedido del FBI agarraron a Figueiredo y otros condes negros. ¿Ustedes creen que Grondona y/o Leoz no habrían nominado un árbitro de su “circle of trust” para darle más chances a Argentina? Fue muy bueno que se destaparan antes todos esos casos de corrupción para que en esta Copa América no nos metieran mano otra vez. ¡Check 4!
Brasil quedó en el camino (en 4tos) y no llegó a la final contra La Roja. Sí, es cierto, nuestra Selección estaba para ganarle a cualquiera, pero por Dios que los brasileños nos tenían palhue….. era mejor evitarlos. ¡Check 5!

Llegó Uruguay y nadie tenía miedo. Primero porque a Uruguay sí le hemos ganado varias veces en nuestra tierra y también porque ya habíamos eliminado a un campeón vigente cuando le ganamos a España en Brasil 2014. Y la guinda de la torta fue el “dedito que te meten en Jujuy” de Jara, dándole a los uruguayos de su propia medicina. ¡Check 6!

Para que el título fuera redondo, qué mejor que ganar la Copa derrotando a nuestros 3 vecinos que “tanto nos quieren”. Primero pasaron los bolivianos en fase de grupos, después los peruanos en semi y rematamos con los argentinos en la finalísima. ¿Se podía pedir algo mejor? ¡Check 7!

En la final hubo 2 puntos de inflexión para que Chile continuara hasta la tanda de penales. Di María se lesiona (además de Messi era el otro “genio” para definir) e Higuaín que se lo pierde en el minuto 92; ese gol en contra en los últimos minutos antes se daba por descontado. ¡Check 8!
Hasta la nula caída de lluvias durante el torneo en la capital jugó a favor de La Roja ya que una cancha barrosa siempre le juega en contra al equipo que propone y juega a ras de piso. Contra Uruguay en un diluvio de fines de junio habría sido más complicado de lo que fue. ¡Check 9!

Y como bonus track (aunque a mis amigos cruzados les duela), está el agradecimiento de que la UC le prestó las canchas a Argentina para que salieran segundos. Si hasta los colores de la Cato y Argentina son los mismos. ¡Check 10!

messi1
Tenemos un gran equipo y ahora se suma la personalidad y el hambre de triunfo del futbolista chileno que quiere ganar “aquí y en la quebrada del ají”, pero también doy gracias a que se alinearon los astros, a que, por qué no, tuvimos ayuda divina de Julito Martínez, el Sapito, David Arellano, Chamaco, Cua Cua Hormazábal, Subiabre y muchos otros ex seleccionados que ya no están en este plano, y a que se nos fueron dando las cosas con todos esos detalles aparentemente imperceptibles que ahora voy develando junto a mi café cargado de alegría y satisfacción.
Dedicado a todos nuestros bisabuelos(as), abuelos(as), tíos(as), padres y madres futboleros(as) que ya no están con nosotros y que sufrieron décadas viendo cómo La Roja no cumplía su sueño. Y felicitaciones a toda la nueva generación de hijos(as) y sobrinos(as) que siendo muy jóvenes ya saben lo que es salir campeón continental. A ver si ellos siguen con la “marraqueta bajo el brazo” para ganar algún Mundial. ¡Check Total!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s