Teletón: Sujetos de caridad y no de derecho

teleton 2015
Por Hache

La existencia de la Teletón, habla de Estado que ha sido incapaz de generar una política pública para hacerse cargo de la discapacidad de nuestros compatriotas.

La elite política chilena se presta para un espectáculo en el cual pide a los mismos empresarios que se niegan sistemáticamente a pagar impuestos que se metan la mano en el bolsillo para repartir limosna. ¿No sería más justo acaso exigirles que paguen impuestos con los cuales la sociedad pueda hacerse cargo de este y otros asuntos propios del bienestar de todos?
Peor aún, “solidarizan” una vez al año a quienes el resto de los días se caracterizan por abusar de los trabajadores y consumidores.
Si hemos de juzgar a una institución por quienes conforman su directorio, llegaríamos a la conclusión obvia de que el afán de lucro, colusión, estafas, engaños, entre otras, es el principal motor y valor institucional de Fundación Teletón.

Las donaciones a Teletón permiten eximir de impuestos a las grandes empresas, parte de sus ganancias por concepto de “compras Teletón”, son adscritas a la ley de donaciones, por tanto se eximen de impuestos. Es el “negocio del siglo” para algunos.
¿No son las “27 horas de amor” una cruzada para arengar a los chilenos a iniciar un consumo frenético rentable para las empresas patrocinadoras? (publicidad gratuita y en cadena nacional).

En Chile hay 1.625.000 personas con discapacidad en edad de trabajar. Existe un 90% de cesantía, y muchos de aquellos que donan “solidariamente” a la Teletón no contratan discapacitados. El 9% de los discapacitados trabaja en labores informales (vendedor ambulante o a tiempo parcial), y sólo el 1% encuentra un trabajo con contrato laboral.

Por lo demás, si las empresas que dicen apoyar a la Teletón aportarán siquiera el 2% de sus ganancias anuales, la meta se triplicaría e incluso se cuadriplicaría.
Finalmente, la salud es un derecho humano fundamental, no existe razón para pagar millonarios costos por un tratamiento médico (remedios, terapias y todo lo que implica). La Teletón reafirma la elitización de la salud, juntando grandísimas cifras para enriquecer a quienes comercian con la vida, aquellos que nos cobran por estar sanos. ¿Es esto correcto?

El fin no justifica los medios, señores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s