Cuentos pendientes

PortadaCuentosPendientes

 Los años pasan y son tantas las veces que he contado la historia, que ya no sé si la recuerdo de veras o si sólo recuerdo las palabras con que la cuento

J.L. Borges

 El economista Jorge Quiroz acaba de publicar (2015) para la Colección Narrativa de Ceibo su primer libro titulado Cuentos Pendientes. La obra incluye quince relatos.

Por lo general los cuentos son narraciones breves de hechos imaginarios, con pocos personajes, y una trama no demasiada compleja, en la que se incluye un conflicto que el lector descubre poco a poco y con un desenlace que impacta.

La virtud del escritor Jorge Quiroz, es que en su libro de 280 páginas rescata personajes propios de la “chilenidad popular”, que todos hemos conocido, y que han convivido con nosotros a lo largo de nuestra vida, familiar, poblacional o barrial, estudiantil, laboral; en nuestras actividades cotidianas, o están en la memoria siempre presentes.

En definitiva el autor rescata personajes que nos motivan el recuerdo: nos habla del cojo del zapatón, al curadito del barrio, a la señora copuchenta, el viejo del almacén, del delator de los pacos del barrio en la época de la dictadura, al dueño de la botillería o la cantina de la esquina donde nuestros padres terminaban la noche del viernes o del sábado con sus buenos tragos adentro, el pelusa del pasaje, los compañeros del colegio, el guatón, la niña linda, la vecina que salía a “trabajar” por la noche; hasta el cura y los canutos que cantaban de esquina en esquina.

Por la cercanía con los personajes, corre el riesgo el escritor, que sus lectores deseen o imaginen que la trama tome otros cursos más cercanos a sus recuerdos, o que no compartan cada desenlace, ese que Jorge Quiroz nos ofrece en sus cuentos. El lector será el juez que evalúe la forma en que el escritor transforma a esos actores en personajes y los sitúa en una trama concreta, en su obra, sin lugar a dudas.

Nos hacemos varias preguntas: ¿Cómo clasificar esta serie de cuentos que nos ofrece el autor, en este nuevo libro de Ceibo Ediciones? ¿En cuentos populares o cuentos literarios? A pesar de que se utilizan personajes y ambientes que todos conocemos en la vida real y hasta pueden ser relatados algunos de maneras diferentes, no podemos olvidar que Cuentos Pendientes, es fruto del trabajo de un escritor, de su creación, puño y letra, ¿Será necesario clasificarlos? Mejor que otros más entendidos lo hagan, lo cierto que esos relatos -unos más que otros- entretienen, nos sorprenden y asombran.

20151216_150536

Cachito

Resaltan en el libro los cuentos: Cachito, Valparaíso de mi amor y Cita con la Niebla, por su temática, acción, la mixtura de sus personajes y la forma lograda de la descripción ambiental de la narración. Los quince cuentos tienen una ilustración de Marcelo Escobar al final de cada relato.

Entrando en materia, y respetando la sorpresa que deben tener los lectores, podemos decir que el autor nos introduce de lleno en los recuerdos desde el comienzo del libro: “Quizá lo hayas olvidado, pero no a mí, me hablan del Barón y del Valparaíso de esa época y lo primero que se me viene a la mente es Cachito ¿recuerdas?” (9)

Claro, pero no solo en Valparaíso existen Cachitos, y leyendo ese, su primer cuento, el cojo del barrio, debido que también crecimos en un barrio -pero de Santiago- se nos viene a la memoria de inmediato su caminar tambaleante en nuestras calles de tierra; pero sinceramente jamás lo imaginé jugando futbol. Al saber que el del puerto sí lo hizo, quizás al lector le hubiera gustado que cuando metió el gol de “chilenita” con su pierna más corta, su zapatón hubiera quedado como reliquia histórica en las vitrinas del club, al lado de las copas y otros galvanos, por ese gol maravilloso que permitió la hazaña y la victoria en esa tarde futbolera en Playa Ancha. Sorprendente es el final del cuento, de justicia popular: “Cachito amaneció muerto el día de la Virgen. Quedó dobladito sobre el empedrado…” (14)

 

20151216_150415

Valparaíso de mi amor

En el cuento “Valparaíso de mi amor” -más extenso- Quiroz, vuelve a hacernos retrotraer la memoria, pero ya no centrada en algún personaje. Esta vez nos activa la memoria colectiva, de los efectos que producía el programa “Tugar, Tugar, salir a bailar” en los habitantes de las poblaciones populares, el concurso de baile que daba la tele de la época de la dictadura. Aquí conocemos a la señora Aurelia, la tía que soñaba con que un conocido suyo, del cerro, participara y ganara el Tugar-Tugar:

No sabré bien por qué, pero en algún momento mi tía se empecinó con que alguien del barrio debía participar en ese programa. –No puede ser que no vaya nadie del barrio-…” (20) Y aquella vez ganó la Cueca Chora Guillermo Salcedo y su pareja.

 

20151216_150158

Cita con la niebla

Confirmando lo que veníamos pensando acerca de la intensidad creativa del autor, vemos presente en él, la intención de avanzar a la versatilidad en cuanto a la trama de sus creaciones. En un principio estaba presente el amor, la alegría, la picardía y las ilusiones, pero a medida que avanzamos en el libro, descubrimos que Jorge Quiroz, deja el relato “liviano” que rodean a sus personajes populares anteriores, para en el cuento, por ejemplo, “Cita con la niebla”, entrar de lleno en la construcción de un nuevo tipo de personajes, distintos a los de los primeros. Ahora aparece el odio, la revancha y el rencor, junto con la intriga y el suspenso, en otro tipo de ambiente, más difuso y ya no tan colorido y festivo:

En ese estado de duermevela, confundía incluso los sonidos de hoy con los de ayer; creía entonces escuchar el chirriar de grandes ruedas de madera de alguna carreta; dudaba si sería sueño o la realidad,…” (247)

Hay mucho para leer en Cuentos Pendientes. Después de leer Su voz, relato consistente y de gran altura, uno comparte la conclusión del profesor  Fernando Moreno, acerca de que el desafío que se propuso el autor, al escribir este libro, lo resuelve a su favor al llevar al papel “sus rememoraciones, ensoñaciones, experiencias propias y ajenas”, las que tenía guardadas o pendientes, quizás de hace cuánto tiempo. Es de esperar que queden otras más. El primer paso está dado.

 

Jorge Quiroz (1962) es Ingeniero Comercial por la Universidad de Chile y Doctor en Economía por la Universidad de Duke, Estados Unidos. Es asesor económico de múltiples empresas, así como columnista regular en la prensa. Ha participado también en el ámbito cinematográfico, como productor asociado y ejecutivo de tres películas chilenas. La portada e ilustraciones interiores son de Marcelo Escobar.

José M. Carrera  @JosMCarreraC

Urbe Salvaje

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s