Leer: Las fotos de Paula Navarro y algunos consejos de Vargas Llosa

15289081_10154680522250900_2334672440293579732_o

¿Quiénes son estas personas? ¿Qué buscan en la lectura? ¿Cuál es la magia imperecedera que encierra la lectura en un mundo tecnológicamente tan avanzado? La joven fotógrafa chilena Paula Navarro trató de buscar algún indicio en un recorrido por Santiago de Chile. Tal vez las respuestas estaban en esas personas que retrató. En un sutil gesto, en algún detalle de los rostros que capturó que pueda responder estas interrogantes.

Pero no nos quedamos sólo ahí. Mario Vargas Llosa nos sopló algunos consejos al oído. Como éste:

“No era fácil escribir historias. Al volverse palabras, los proyectos se marchitaban en el papel y las ideas e imágenes desfallecían. ¿Cómo reanimarlos? Por fortuna, allí estaban los maestros para aprender de ellos y seguir su ejemplo. Flaubert me enseñó que el talento es una disciplina tenaz y una larga paciencia. Faulkner, que es la forma –la escritura y la estructura– lo que engrandece o empobrece los temas. Martorell, Cervantes, Dickens, Balzac, Tolstoi, Conrad, Thomas Mann, que el número y la ambición son tan importantes en una novela como la destreza estilística y la estrategia narrativa. Sartre, que las palabras son actos y que una novela, una obra de teatro, un ensayo, comprometidos con la actualidad y las mejores opciones, pueden cambiar el curso de la historia. Camus y Orwell, que una literatura desprovista de moral es inhumana y Malraux que el heroísmo y la épica cabían en la actualidad tanto como en el tiempo de los argonautas, la Odisea y la Ilíada”.

15272097_10154680521570900_197717473403078460_o

Algunas veces me pregunté si en países como el mío, con escasos lectores y tantos pobres, analfabetos e injusticias, donde la cultura era privilegio de tan pocos, escribir no era un lujo solipsista. Pero estas dudas nunca asfixiaron mi vocación y seguí siempre escribiendo, incluso en aquellos períodos en que los trabajos alimenticios absorbían casi todo mi tiempo. Creo que hice lo justo, pues, si para que la literatura florezca en una sociedad fuera requisito alcanzar primero la alta cultura, la libertad, la prosperidad y la justicia, ella no hubiera existido nunca. Por el contrario, gracias a la literatura, a las conciencias que formó, a los deseos y anhelos que inspiró, al desencanto de lo real con que volvemos del viaje a una bella fantasía, la civilización es ahora menos cruel que cuando los contadores de cuentos comenzaron a humanizar la vida con sus fábulas. Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas, menos inquietos e insumisos y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría. Igual que escribir, leer es protestar contra las insuficiencias de la vida. Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo, ni siquiera saberlo, que la vida tal como es no nos basta para colmar nuestra sed de absoluto, fundamento de la condición humana, y que debería ser mejor. Inventamos las ficciones para poder vivir de alguna manera las muchas vidas que quisiéramos tener cuando apenas disponemos de una sola.

15288510_10154680524340900_6786737635995023243_o

“La buena literatura tiende puentes entre gentes distintas y, haciéndonos gozar, sufrir o sorprendernos, nos une por debajo de las lenguas, creencias, usos, costumbres y prejuicios que nos separan. Cuando la gran ballena blanca sepulta al capitán Ahab en el mar, se encoge el corazón de los lectores idénticamente en Tokio, Lima o Tombuctú. Cuando Emma Bovary se traga el arsénico, Anna Karenina se arroja al tren y Julián Sorel sube al patíbulo, y cuando, en El Sur, el urbano doctor Juan Dahlmann sale de aquella pulpería de la pampa a enfrentarse al cuchillo de un matón, o advertimos que todos los pobladores de Comala, el pueblo de Pedro Páramo, están muertos, el estremecimiento es semejante en el lector que adora a Buda, Confucio, Cristo, Alá o es un agnóstico, vista saco y corbata, chilaba, kimono o bombachas. La literatura crea una fraternidad dentro de la diversidad humana y eclipsa las fronteras que erigen entre hombres y mujeres la ignorancia, las ideologías, las religiones, los idiomas y la estupidez”.

15288527_10154680524440900_1975048478074873300_o

“La literatura es una representación falaz de la vida que, sin embargo, nos ayuda a entenderla mejor, a orientarnos por el laberinto en el que nacimos, transcurrimos y morimos. Ella nos desagravia de los reveses y frustraciones que nos inflige la vida verdadera y gracias a ella desciframos, al menos parcialmente, el jeroglífico que suele ser la existencia para la gran mayoría de los seres humanos, principalmente aquellos que alentamos más dudas que certezas, y confesamos nuestra perplejidad ante temas como la trascendencia, el destino individual y colectivo, el alma, el sentido o el sinsentido de la historia, el más acá y el más allá del conocimiento racional”.

15289078_10154680521705900_7964169317274540076_o

«De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria», Jorge Luis Borges 

15289123_10154680524230900_1263748425514191534_o

«Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro», Emily Dickinson.

15289208_10154680522920900_1282812182352047584_o

«Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca pública, puede medirse la cultura de un pueblo», John Ernest Steinbeck.

15289241_10154680522510900_3225078118463254825_o

«Leemos para saber que no estamos solos», William Nicholson.

15304137_10154680524410900_431418511548088116_o

«El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho», Miguel de Cervantes

15319117_10154680524710900_110043342773191436_n  «Aprender a leer es encender un fuego, cada sílaba que se deletrea es una chispa», Víctor Hugo

15325323_10154680523990900_1373007967513825786_o

«Usted no tiene que quemar libros para destruir una cultura. Sólo tiene que hacer que la gente deje de leerlos», Ray Bradbury 

15326171_10154680523125900_4448920051729734021_o

  «Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado que hay dentro de nosotros», Franz Kafka.

15369203_10154680522425900_2460523878193343192_o

«Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado. Casi 70 años después recuerdo con nitidez esa magia de traducir las palabras en imágenes», Mario Vargas Llosa

15384435_10154680524255900_3727233633889406862_o

«No leas, como hacen los niños, para divertirse, o como hacen los ambicioso, con el propósito de la instrucción. No, lee para vivir», Gustave Flaubert

15384635_10154680524935900_8970977200330653548_o

“No hay mejor fragata que un libro para llevarnos a tierras lejanas”. Emily Dickinson

15385428_10154680521825900_5090430621784893103_o

Adquirir el hábito de la lectura y rodearnos de buenos libros es construirnos un refugio moral que nos protege de casi todas las miserias de la vida.

Somerset Maugham
15391267_10154680524260900_8423009138307718169_o
 “Tenemos que seguir soñando, leyendo y escribiendo, la más eficaz manera que hayamos encontrado de aliviar nuestra condición perecedera, de derrotar a la carcoma del tiempo y de convertir en posible lo imposible”.
Mario Vargas Llosa
15391339_10154680521455900_5399952468027552243_o15391520_10154680524120900_3697389072860369962_o.jpg
La fotógrafa Paula Navarro, a quien pertenecen esta serie de retratos,  nos comenta:
“Un día  conocí a alguien que me hizo una pregunta clave: ¿Qué me gustaba hacer ? Por mí y para mí… Mi respuesta fue que lo que más me gustaba era hacer fotos. Entonces esta persona me dice: ¿Y por qué no te dedicas a eso? Y sin pensarlo, parece que fue lo que estaba esperando toda la vida. Hacerme una sencilla pregunta, con una sencilla respuesta. Pero que hay ocasiones en las que uno mismo se pone las cosas más difíciles de lo que son realmente… En fin, así comenzó todo y desde ahí mi vida cambió completamente…

Soy hija orgullosa de madre soltera, tengo 35 años, nací un 31 de Enero del 1981, en Santiago. Nunca conocí a mi padre, nunca he tenido esa necesidad porque tengo una madre maravillosa, de un corazón tan grande, que es todo lo que ha necesitado mi vida en esas áreas… Luchadora, honrada, humilde, fuerte, sencilla, cariñosa, quien me enseñó valores invaluables, quien me apoya en cada paso dado, quien me entrega energías positivas confiando en mi, creyendo siempre en mis sueños. Es por eso y en honor a ella que me apellido fotográficamente como Paula Navarro, cuando realmente -en los papeles- soy Paula Lizama Navarro”.

http://paulanavarro.cl/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s