Las voces de los otros

Sinestesia
Nicolás Poblete

Editorial Cuarto Propio

Por Beatriz García-Huidobro

Quizás el mérito más destacable de esta novela de Poblete estribe en su notable capacidad de darle voz y cuerpo a sus personajes. Cada cual es consistente y lo que dice y cómo lo dice, resulta tan convincente que uno como lector quisiera discutir con cada uno de ellos y contraargumentar algunos de sus dichos. A la vez, con una prosa sólida y una escritura muy lograda, consigue introducirnos en una vívida descripción dentro de las obras de bio-art, tendencia que lleva muchos años en el mundo del arte y que si bien parecía que se agotaría en su afán por epatar, se mantiene vigente en la escena del arte contemporáneo. Riesgosa es la apuesta de crear una novela en un ambiente tan elitista y específico, en un universo que muchos desconocen o al que sencillamente no les interesa acercarse por sus complejidades discursivas y en ocasiones incomprensibles.
Si bien el eje transversal de esta novela es el mundo del arte y, más especialmente, el bio-art con todas las polémicas que subyacen en sus obras siempre conflictivas y discutibles, es el artista Durán quien representa el núcleo de la narración. Él es la representación simbólica de las tendencias del arte contemporáneo, los dobles discursos, las ambiciones sobreponiéndose a la vocación artística. Hombre ególatra, con excesiva conciencia de sí mismo y con un marcado afán de trascendencia, cruza su existencia con la de Daniela, una mujer joven que busca y profundiza su propuesta como artista en un registro diferente. Si Durán posee una dosis de frivolidad y de afán comercial en sus procesos creativos, Daniela busca genuinamente que sea la obra quien hable por sí misma. Pero a la vez, se la percibe desde el inicio desarmada en un mundo de tantas apariencias y donde sobrevive quien manipula y tuerce las fibras.

foto bio

¿Qué opción tiene una artista?

Complementarios a ellos está Javier, conquistador, pseudo coleccionista, un hombre que se roza con el mundo del arte sin que este le importe realmente, ni menos aún entienda algo, pero que se percibe en él un espacio de ostentación y cierta pertenencia, aunque no lea ni comprenda los complejos códigos de estos lugares. Y la cuadratura de este círculo se cierra con Alme, modelo de Daniela, una joven con acondroplasia, condición física que evidentemente determina su existencia, la convierte en una observadora no protagónica de estas vidas mundanas y aparentemente exitosas, pero a la vez le permite ser más crítica, más aguda, más observadora que quienes están inmersos de un modo u otro en esta vorágine de creaciones, efectos, galerías, exposiciones y relatos impostados. Es Alme un personaje que cautiva por su autoconciencia y moviliza el pensamiento hacia la determinación de los cuerpos especiales en los distintos territorios. Y paradojalmente uno se pregunta, ¿por qué ella accede a ser modelo de una artista? ¿Qué piensa de su apariencia más allá de una vida “normal”? ¿Quizás visibilizarlo de manera extrema sea una forma de procesarlo?

Toda la novela está repleta de interrogantes y cuerdas que se tensan. Es un libro sin respuestas y aunque podría parecer que el final de la trama conduciría a alguna intención del autor respecto del bio-art y sus riesgos, las diferentes capas de lo leído evitan cerrar este espiral de tensiones entre lo real y lo aparente, donde el arte actúa como víctima y victimario de un sistema perverso.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s